Sumidos en el conflicto bipolar conocido como la guerra fría, en el Afganistán dominado por la Unión Soviética se llevó a cabo uno de los conflictos más apasionantes y que mayores implicaciones tendrían para el tablero geopolítico global del Siglo XXI.

Mujahidin afgano en los años 80

Mujahidin afgano en los años 80

En el año 1979 guerrilleros musulmanes que contaban con el apoyo logístico de Pakistán desde Peshawar y que eran financiados por los Estados del Golfo Pérsico y Arabia Saudí a través de ONG y asociaciones caritativas se dieron cita en Afganistán para llevar a cabo una yihad anti soviética que acabó con la retirada del ejército soviético en el año 1992.

Como consecuencia del flujo de refugiados Afganos en Pakistán, se comenzaron a establecer una serie de escuelas coránicas dirigidas a jóvenes que se educarían bajo la ley de la sharia y el respeto a las fatwas. De este modo, a partir de la ayuda proveniente de las corrientes wahabistas saudíes que confluían en el partido islamista afgano Hekmatyar, se comenzó a educar a la futura generación de talibanes y otras organizaciones de ideología afín en suelo Pakistaní.

Abdullah Azzam

Abdullah Azzam

Retomando el conflicto armado, una de las organizaciones que tuvieron un papel central durante la yihad anti-soviética fue la Maktab al-Khidamat, liderada por el clérigo Abdullah Azzam y financiada por el multimillonario saudí Ossama Bin Laden.
El trabajo de esta organización, en concordancia con los Estados Unidos y Arabia Saudí, se centraba en reclutar a jóvenes de diferentes países provenientes de organizaciones armadas que trataban de derrocar a los gobiernos de sus países de origen. De esta forma, guerrilleros provenientes del norte de África, Jordania o Chechenia (de entre otros), con el objetivo de unirse a la jihad anti soviética bajo la premisa promulgada por A. Azzam, acudieron a Afganistán para defender a la comunidad islámica que estaba siendo atacada por la Unión Soviética.

Con el paso de los años, y en vistas de los éxitos cosechados en el terreno, los diferentes guerrilleros islámicos, conocidos como muyahidines, arengados por las ideas de Bin Laden, se dieron cuenta que su lucha a escala local en Afganistán podría tener un gran impacto si se llevase a cabo mediante acciones coordinadas en sus diferentes países de procedencia.  

De este modo,  fruto de las diferentes experiencias de técnicas de combate militar y de control políticoreligioso derivadas de la campaña anti soviética en Afganistán, se incrementó el número número de organizaciones yihadistas que mediante acciones armadas combatieron en nombre de la Yihad y de Al Qaeda a lo largo y ancho del planeta.

En el vecino Pakistán se establecía la guerrilla Lashkar e Taiba, inspirada por el propio Abdullah Azzam; la lucha se focalizó en el conflicto histórico por el control del Cachemira situado en el norte de la India.

A su vez, centrándose en la idea de llevar a cabo la Yihad Global, en Argelia los líderes guerrilleros que combatieron en Afganistán consolidaron el Grupo Salafista para la Oración y el Combate, conocido en árabe como al-Jamā‘ah as-Salafiyyah lid-Da‘wah wal-Qiṭāl, el cual, posteriormente, en 2006, se pasó a denominar Al Qaeda en el Magreb Islámico fruto a su vinculación derivada de los lazos tejidos durante la yihad antisoviética en Afganistán.

Con anterioridad, en el año 1998, se había establecido Al Qaeda, organización que consiguió enarbolar un sinfín de ramificaciones por diferentes países árabes como el caso de Iraq o Yemen, así como conseguir llegar al sud este asiático con la franquicia local bajo nombre de Abu Suyyaf, la cual toma el nombre de un antiguo guerrillero afgano.

Osama Bin Laden en el año 1989

Osama Bin Laden en el año 1989

Es interesante comentar que, fruto de las diferentes colaboraciones entre las franquicias de Al Qaeda, el movimiento terrorista fue más poderoso al poder tener acceso a mayor capital humano, recursos así como reconocimiento internacional.
De este modo, basándose en las enseñanzas del ideólogo egipcio Sayed Qutb, y centrando su atención en los diferentes conflictos armados, Al Qaeda trata de reorientar las estrategias de las organizaciones violentas hacia su proyecto fundamentalista en el cual la creación de un estado y la interpretación del Corán conduzcan a la práctica de la ortodoxia islámica sunní.

Si la expansión internacional del proyecto de Al Qaeda fue un aspecto central de la organización, su reivindicación principal se basaba en formalizar en los diferentes países que se enarbolaba un proyecto de dominio político a través de la lucha armada.

Este proyecto está basado en las raíces históricas que se remontan al tiempo de los antiguos califatos islámicos fundados tras la muerte de Mahoma en el año 632 d.C. En estos, los líderes controlaban el poder espiritual al mismo tiempo que ejercían el control político y llevaban a cabo la estrategia militar dentro de su zona de control.

De entre las estrategias políticoreligiosas más importantes que la organización de Al Qaeda ha llevado a cabo en su historia se encuentra la promulgación de fatwas, el respeto a la ley de la sharia y la lucha contra el infiel.

Emitidos como edictos jurídicos en los cuales se autoriza la guerra defensiva conocida como yihad, en el año 1996, en un momento en que los talibanes estaban a punto de llegar al poder en Afganistán, Osama Bin Laden se dirigió al mundo. En primer lugar recordando los diferentes derramamientos de sangre cometidos tanto contra poblaciones musulmanas en Burma, Chechenia o Bosnia, así como recordando a ilustras figuras asesinadas como los clérigos Abdallah Azzam o Omar Abd al-Rahman, el clérigo de origen saudí denunciaba la ocupación americana de los lugares santos del Islam en Arabia Saudí. De este modo, haciendo un llamamiento a la comunidad musulmana mundial, se declara la obligación religiosa de revelarse contra la arrogancia de los Estados Unidos.

Dos años más tarde, desde su escondite en Afganistán, Osama Bin Laden y Ayman al Zawahiri emitieron una segunda fatwa conocida como el Frente Islámico Mundial.
En este nuevo ordenamiento jurídico islámico, se declaraba la obligación de asesinar a los ciudadanos americanos respecto cualquier otro infiel. Sin embargo, pese a buscar la aniquilación de la nación americana, los líderes de Al Qaeda le dieron una oportunidad a los Estados Unidos de América para que abandonaran Oriente Medio, se convirtieran al Islam y acabasen así con la inmoralidad y la anarquía religiosa de su sociedad.
Fruto de esta declaración jurídica, el informe derivado de la Comisión del 11 de Setiembre relacionó directamente a los líderes de Al Qaeda Ayman Al Zawahiri y Osama Bin Laden como los principales dirigentes que idearon los ataques en suelo americano del 11 de Setiembre.

Sin embargo, mientras que sus diferentes franquicias y aliados distribuidos por la geografía global se concentraban en librar batallas en sus países de origen contra los gobiernos nacionales, la base dirigida por Bin Laden y Al Zawahiri  planearon  el ataque al enemigo remoto, los Estados Unidos, el cual tuvo lugar en 2001.

Mapa de organicaciones afiliadas a Al-Qaeda

Mapa de organizaciones afiliadas a Al-Qaeda

No obstante, pese a que la organización de Al Qaeda haya sido una de las principales impulsoras de la Yihad Global, las diferentes organizaciones armadas adscritas a Al Qaeda y que actúan en diferentes territorios, han conseguido superar el grado de actuación, influencia y notoriedad de la base, implicando que los diferentes grupos adscritos hayan tenido un mayor grado de implicación en lo conocido como la Yihad Global.

Per saber-ne més...

National Commission on Terrorist Atacks Upon the United States. The foundation of the New Terrorism: The 9/11 Commission Report. 2004

BIN LADEN, Osama. Messages to the world: The Statements of Ossama Bin Laden. Noviembre 2005.

SEGURA, Antoni. Más allá del Islam. Política y conflictos en el mundo musulmán. Madrid 2001

START (2015) Understanding Terrorism and the Terrorist Threat. University of Maryland, College Park. Plataforma online: https://www.coursera.org/course/understandingterror